¿Por qué ponemos árboles de Navidad?

Yggdrasil arboles de navidad
Yggdrasil arboles de navidad

Los árboles de Navidad surgen por una tradición pagana

El origen de los árboles de Navidad es difícil de señalar con exactitud. Se cree que puede provenir de una tradición nórdica practicada por los pueblos nórdicos y celtas.

Los nórdicos veneraban al árbol del mundo o árbol de la vida, llamado Yggdrasil. Se trataba de un fresno perenne en el que se supone que se encontraban los nueve mundos del universo.  Bajo él se reunían los dioses y por lo tanto, los árboles eran venerados, decorados y honrados con sacrificios.

Para los celtas, los árboles perennes, como el fresno, el tejo o el muérdago también tenían un componente sagrado. Conectaba a los hombres con la diosa madre de la naturaleza y con el cielo. Eran lugares de culto que, en determinadas épocas, se engalanaban con ofrendas.

Árbol-NavidadCon la llegada de la religión cristiana, los ritos paganos se intentan prohibir, pero el arraigo es tan grande, que finalmente se adaptan a la nueva norma católica.

En el siglo VIII, el obispo Bonifacio adopta la costumbre de decorar árboles como símbolo del amor perenne de Dios. Cuenta la leyenda que, tras talar un enorme roble con el que los paganos rendían culto a Odín, éste cae destrozando toda la foresta de su alrededor. Solo un pequeño abeto permaneció en pie. El obispo reconoció en el árbol un signo de la fuerza de Dios y pidió que se decorara con frutas y velas en el día de Navidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *